La fuerza expresiva de la poesía de Miguel Hernández

El autor al alcance de los lectores infantiles

Letrilla de una canción de guerra (Ciclo I Primaria)
En cuclillas, ordeño (Ciclo I Primaria)
Tristes guerras (Ciclo II Primaria)
El corazón es agua (Ciclo II Primaria)
Postrer sueño (Ciclo III Primaria)
Las desiertas abarcas (Ciclo III Primaria)
Pastoril (Ciclo III Primaria)

Pastoril

Junto al río transparente
que el astro rubio colora
y riza el aura naciente
llora Leda la pastora.

De amarga hiel es su llanto.
¿Qué llora la pastorcilla?
¿Qué pan, qué gran quebranto
puso blanca su mejilla?

¡Su pastor la ha abandonado!
A la ciudad se marchó
y solita la dejó
a la vera del ganado.

¡Ya no comparte su choza
ni amamanta su cordero!
¡Ya no le dice: "Te quiero",
y llora y llora la moza!

***

Decía que me quería
tu boca de fuego llena.
¡Mentira! –dice con pena!–
¡ay! ¿por qué me lo decía?

Yo que ciega te creí,
yo que abandoné mi tierra
para seguirte a tu sierra,
¡me veo dejada de ti!...

Junto al río transparente
que la noche va sombreando
y riza el aura de Oriente,
sigue la infeliz llorando.

***

Ya la tierna y blanca flor
no camina hacia la choza
cuando el sol la sierra roza
al lado de su pastor.

Ahora va sola al barranco
y al llano y regresa sola,
marcha y vuelve triste y bola
tras de su rebaño blanco.

¿Por qué, pastor descastado,
abandonas tu pastora
que sin ti llora y más llora
a la vera del ganado?

***

La noche viene corriendo
el azul cielo enlutado:
el río sigue pasando
y la pastora gimiendo.

Mas cobra su antiguo brío,
y hermosamente serena,
sepulta su negra pena
entre las aguas del río.

..............................................

Reina un silencio sagrado...
¡Ya no llora la pastora!
¡Después parece que llora
llamándola, su ganado!

Poemas sueltos I. Poesías completas.
Madrid: Aguilar, 1979, pp. 5-7.

Este poema, publicado por primera vez en el diario Ayuda, el 2 de enero de 1937, nos trae de nuevo los recuerdos de infancia de Miguel, la época de su vida "más fea por malponiente y maloliente", como él mismo diría y su tono no tiene nada que ver con la sencillez pastoril de "En cuclillas ordeño" que presentamos al comienzo de este trabajo.

No en vano entre ambos poemas ha transcurrido no sólo una década sino sobre todo una amarga existencia marcada por acontecimientos trágicos como la reciente muerte de su primer hijo y los horrores de la guerra. Si a mediados de los años veinte –cuando escribió "En cuclillas ordeño"– conservaba aún un recuerdo hermoso de sus años de cabrero, en plena Guerra Civil la evocación de aquellos años de inocencia infantil se ven enturbiados por sus convicciones y reivindicaciones proletarias.

Se sirve de un acontecimiento aparentemente gozoso –la llegada de los Reyes Magos– para esbozar una amarga queja contra los distintos estamentos del poder que se muestran ajenos a la miseria de gran parte de la población:

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Las condiciones en las que vivía representaban la más miserable de las existencias de la España rural:

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Con amarga delicadeza expresa la ilusión con la que colocaba sus humildes abarcas en la ventana con la ingenua esperanza de que por fin aquella noche "fuera el mundo entero / una juguetería".

Pero la llegada del alba representaba la ruptura de toda ensoñación porque sus abarcas permanecían "sin nada, / mis abarcas desiertas". Aquella situación injusta le hacía rebelarse con furia entre lágrimas y rabia –"rabié de llanto, hasta / cubrir de sal mi piel"– y reclamar la llegada de un mundo más solidario y de unos seres humanos más tiernos y comprensivos con el otro.

Patetismo y nostalgia infantil para emplear la poesía como un medio de reivindicación y redención contra la condición social de los desfavorecidos. Desde lo anecdótico y emotivo de la esperanza infantil en un amanecer rico en regalos hasta lo cercano y conmovedor de quien alza su voz poética y ciudadana para luchar contra la injusticia social.

 

  1. Transformar el poema en un texto narrativo, introduciendo los cambios que se consideren oportunos. Se pueden incorporar nuevos personajes y crear diálogos entre ellos. Finalmente, inventar un título adecuado al texto que surja.
  2. Realizar la descripción literaria de la pastora: personalidad, sentimientos, aspecto físico (deducirlo del texto, aunque no está implícito).
  3. Crear un supuesto diálogo entre la pastora y su amado: bien la amarga despedida, bien un hipotético reencuentro.
  4. "Recreación del poema": realizar individualmente o en pequeños grupos una interpretación plástica del poema; explicar por escrito lo que se ha querido expresar plásticamente. Dialogar en gran grupo sobre los sentimientos y pensamientos que el texto ha provocado en los lectores. Cada uno crea un nuevo poema tomando como modelo el de Miguel Hernández, pero favoreciendo la creatividad, sin pretender imitar el estilo del poeta de Orihuela.
  5. "Carta al Protagonista Literario Favorito": Escribir una carta bien a la pastora bien al pastor exponiéndole lo que nos ha hecho elegirle. Escribirle contándole nuestras circunstancias vitales. Escribirle para convencerle de que nos permita acompañarle en su aventura.
  6. "Propuesta de matrimonio": Redactar una convincente y apasionada propuesta de matrimonio dirigida a Leda, indicándole que nos gustaría vivir con ella una excitante aventura amorosa.
  7. "De pronto... ¡sorpresa!": incorporar a la narración un elemento inesperado; buscar un final sorpresivo (por la actitud de los protagonistas, por la evolución de los acontecimientos...).
  8. "Entrevista pastoril": cada grupo redacta las preguntas que se harían en una entrevista a la pastora o al pastor. Elección de un miembro del grupo como entrevistado. Escenificación de la entrevista.
  9. "Mediadores amorosos": proponer mejoras en las relaciones entre los personajes; crear un texto en el que se ofrezca soluciones a los conflictos entre los personajes.
  10. "Inventores de biografías": crear la biografía de un personaje, tratando de describir sus antecedentes vitales, todas aquellas experiencias que pudieran justificar su conducta. Ej: ¿cuáles son las causas de que el pastor abandonara a Leda?