La presidenta de la CRUE solicita que no se recorten los presupuestos de la Universidad

La Comisión Sectorial de Investigación del G-9 expresa su preocupación por los recortes económicos en las universidades y su incidencia en I+D+i

La presidenta de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Adelaida de la Calle, ha afirmado que los centros universitarios “no pueden apretarse más el cinturón” y solicita al nuevo Gobierno y a las Comunidades Autónomas que no recorten los presupuestos universitarios si quieren que “la Universidad española alcance la excelencia que se le exige”.

Adelaida De la Calle, presidenta de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. (Foto: CRUE)

Madrid.
Adelaida De la Calle, presidenta de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y rectora de la Universidad de Málaga, ha reconocido, en una entrevista concedida a Europa Press, que entre los rectores hay “muchísima preocupación” por las decisiones de algunas Comunidades Autónomas de reducir la financiación de sus universidades públicas, y precisó a este respecto que “nos dicen que debemos ser más competitivas y posicionarnos mejor en los rankings internacionales, pero hay que pensar que si nos recortan los presupuestos no vamos a poder alcanzar estos objetivos”.
Aunque garantizó que en la actual situación de crisis económica la Universidad va a colaborar en todo lo necesario, la presidenta de la CRUE también afirmó que las administraciones tienen que garantizar su funcionamiento básico, y en este sentido precisó que “asumirán recortes si son para un plazo corto de tiempo, pero que si se alargan, la Universidad desaparecerá”.
“Las universidades hemos sido muy conscientes y hemos rebajado todo lo que hemos podido en gasto corriente, pero no podemos hacerlo más; llevamos apretándonos el cinturón mucho tiempo, intentamos utilizar y estirar los recursos que tenemos lo máximo posible, pero no tenemos mucho margen de maniobra”, concluyó De la Calle.
Sobre la posibilidad de que las Comunidades Autónomas aumenten las tasas universitarias para reducir su déficit, De la Calle rechazó esta opción porque “supondría cambiar por completo el concepto de la Universidad pública española”, y advirtió asimismo de que “en el momento actual, y con la difícil situación que atraviesan las familias, sería una contradicción en sí misma aumentar las tasas”.
Frente a esta iniciativa, que puso en marcha el año pasado el primer ministro británico, David Cameron, la presidenta de la CRUE apuesta por fórmulas que penalicen económicamente al repetidor, “ya que éste supone un gran coste a la sociedad”, y premiar al buen estudiante a través de becas y ayudas al estudio.

Fuga de talentos

Ante la amenaza de una posible 'fuga de talentos' en España, y ante la dificultad que tienen los graduados e investigadores para incorporarse al mundo laboral, De la Calle afirmó que “es un motivo de preocupación”, y tras reconocer que “la movilidad es un valor añadido”, afirmó al respecto que “el problema es que los que se van por un tiempo no tengan capacidad para regresar”.
“Es preocupante que invirtamos tanto en formar a profesionales cualificados aquí para que luego desarrollen su carrera profesional fuera”, subrayó De la Calle, quien añadió que “el sector empresarial español debe colaborar para que esto no ocurra y debe saber que el buen nivel formativo hace que la empresa sea más competitiva”.
Sobre el ritmo de implantación del Espacio Europeo de Educación Superior en España (EEES), la presidenta de la CRUE aseguró que “va bien y que se está llevando con regularidad”. No obstante, matizó que supone “un esfuerzo añadido enorme para las universidades en cuanto a la dedicación del profesorado y la aplicación de nuevas tecnologías”.
“La Universidad ha logrado la implantación del Plan Bolonia a coste cero”, significó De la Calle, quien sin embargo advirtió que “los recortes aplicados en las universidades en varias Comunidades Autónomas influirán, indudablemente, en el ritmo de implantación del modelo universitario europeo”.

Preocupación por los recortes económicos

Por otra parte, los vicerrectores de Investigación de las universidades del G-9 se han reunido la Universidad Pública de Navarra, dentro de la Sectorial de Investigación, y han abordado diversas cuestiones de interés relacionadas con la I+D+i, la transferencia de conocimiento y resultados a la sociedad y la gestión de la investigación.
En este contexto, los vicerrectores han acordado remitir al Ministerio competente en la materia un escrito manifestando su preocupación por los recortes económicos que afectan a la investigación científico-técnica en las universidades
La reunión, celebrada estos días en la UPNA, contó con la presencia de 28 representantes pertenecientes a las universidades que conforman el G-9, una asociación sin ánimo de lucro formada por las universidades públicas que son únicas en sus respectivas Comunidades Autónomas: Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja, Oviedo, País Vasco, Pública de Navarra y Zaragoza.
El G-9 nació con el objetivo de promover la colaboración entre las instituciones académicas que lo integran, tanto en las actividades docentes e investigadoras, como en las de gestión y servicios.
La Sectorial de Investigación ha trabajado en sesiones conjuntas y en sesiones paralelas, distribuidas en tres grandes grupos: Vicerrectorados de Investigación, Unidades de Gestión de la Investigación y Oficinas de Transferencia de Resultados de la Investigación. La última sesión consistió en el Plenario, donde se expusieron las conclusiones y acuerdos adoptados en el transcurso de las dos jornadas del encuentro.

La investigación, motor del progreso

Los miembros de la Sectorial de Investigación hicieron hincapié en que la investigación científica que desarrollan las universidades “supone, sin lugar a dudas, un elemento motor del progreso económico y social en nuestro país, con implicaciones fehacientes, igualmente, fuera de España”. En ese sentido, trasladarán al Ministerio competente en la materia su preocupación por los recortes económicos que se están aplicando al ámbito universitario y que “pueden afectar, de una u otra forma, a programas relativos a la investigación científico-técnica en las universidades”.
Por otro lado, se valoró de forma positiva el trabajo desarrollado por los responsables del sello editorial del G-9, Genueve Ediciones. Este proyecto pionero asegura la visibilidad y producción científica de las universidades gracias a rigurosos filtros de calidad. Genueve Ediciones, que nació en 2011, ha editado tres libros y cuatro más están en proceso de producción.
El último de los puntos abordados fue Univalue, la empresa surgida del seno del G-9 con el objetivo de trasladar al mundo empresarial y asociativo el conocimiento científico generado en estas universidades. Se trata de una iniciativa interuniversitaria que no cuenta con antecedentes en el mundo académico español y que proporciona una vía ágil y directa para fortalecer el trasvase del conocimiento a los procesos productivos.