Monserrat Gomendio, secretaria de Estado
de Educación, Formación Profesional y Universidades
Los sindicatos rechazan los recortes en enseñanza
y las congelaciones salariales
Se reanudan las negociaciones en
la enseñanza pública de la Comunidad
de Madrid
Nueva campaña de sensibilización de la FAD sobre el
consumo de alcohol
14.000 ayudas para cursos de inmersión
en lengua inglesa
en la UIMP
Un nuevo libro analiza las causas del fracaso escolar y las pautas para combatirlo
Sentencia favorable del TSJA a la profesora de Religión despedida hace 11 años

Aprender para un mundo en cambio

El Foro Mundial de Educación celebrado en Londres analiza cuestiones como la inversión y nuevas estrategias para la transformación de la enseñanza

“Aprender de los Mejores para un Mundo de Cambio” ha sido el lema bajo el que se ha desarrollado el Foro Mundial de Educación, celebrado en Londres del 9 al 11 de enero de 2012. El encuentro, que ha contado
con la participación de numerosos responsables educativos, ha examinado entre otros aspectos cómo acelerar el progreso en la educación. La inversión en enseñanza básica y analizado además la puesta en marcha de políticas educativas y de estrategias que conduzcan al éxito escolar, como el
Marco de Competencias en TIC para los profesores.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, durante su intervención en el Foro Mundial.

Madrid.
El Foro Mundial de la Educación de Londres 2012, organizado por la Asociación Británica de Proveedores de  Educación (BESA), con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Departamento de Educación, el Departamento de Negocios, Innovación y Habilidades y varios socios industriales, proporcionó a la directora general de la Unesco, Irina Bokova, el marco adecuado para la presentación del Marco de Competencias en TIC para los profesores.
Bokova se reunió durante su visita a Londres con varios socios de la industria para discutir el lanzamiento de una Alianza Global de Socios Corporativos para la Educación, un proyecto cuyo objetivo es fortalecer la participación del sector privado en la educación a través del diálogo político, la cooperación técnica, el intercambio de conocimientos y la promoción.
Cerca de sesenta ministros de Educación han participado en esta cumbre mundial anual, que ha examinado cómo realizar avances y progresos en la educación y ha propiciado un espacio de debate en el que se analizaron las políticas educativas efectivas y la adopción de estrategias que conduzcan al éxito.  
En su discurso, la directora general de la Unesco hizo especial hincapié en “la necesidad de ajustar las soluciones para un rápido y eficaz progreso en el ámbito de la educación”, y precisó al respecto que “el progreso es más que una cuestión de dinero; tenemos que adaptar la capacidad a las necesidades, las habilidades con el mundo del trabajo, y debemos aprovechar al máximo las innovaciones”.

Ayuda insuficiente

Las estadísticas más recientes indican que la ayuda a la educación sigue siendo muy insuficiente. Un nuevo análisis del equipo que realiza el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos (EPT) concluye que, a pesar de que la inversión mundial en la educación básica creció entre 2008 y 2009, elevándose a 5.600 millones de dólares, ésta sigue siendo muy insuficiente para los 67 millones de niños que aún no tienen acceso a la escuela. Tan sólo 3.000 millones de esta suma se asignaron a los países más pobres, lo cual queda muy por debajo de los 16.000 millones de dólares que se necesitan anualmente para alcanzar los objetivos de la Educación para Todos en estos países.
Por otra parte, más de la mitad del incremento resulta de préstamos que por lo principal responden a la crisis financiera. Es improbable que este tipo de desembolso se mantenga en un futuro. A estos datos se suman otros tan preocupantes como son que 28 millones de niños están sin escolarizar en los países afectados por conflictos, que el sector de la educación sólo recibe el 2% del total de la ayuda humanitaria, o que el equivalente de seis días del gasto militar de los países donantes de ayuda internacional bastaría para colmar el déficit de financiación externa de 16.000 millones de dólares que padece la Educación para Todos.

Las TIC y la transformación de la enseñanza

Por otra parte, la presentación del Marco de Competencias en TIC para los Profesores realizada en las reuniones del Foro Mundial de Educación por parte de la directora general de la Unesco refuerza el interés y la importancia de las nuevas tecnologías en el desarrollo de los procesos educativos.
En fecha reciente, el Sector de Educación de la UNESCO publicó un nuevo libro, titulado Transforming Education: The Power of ICT Policies (Transformar la enseñanza: la capacidad de las políticas relativas a las TIC). Esta publicación, que es el resultado de un programa de estudios, consultas e intercambios sobre dichas políticas, tiene por objeto dar información provechosa sobre los problemas contemporáneos y las estrategias en torno a ellas.
Los encargados de formular las políticas educativas consideran que el uso de las TIC en la escuela constituye una oportunidad. Sin embargo, una vez que se ha tomado la decisión de realizar inversiones importantes en TIC, surge un conjunto de interrogantes, desde cuántos ordenadores hacen falta en una escuela hasta cómo pueden usarlos los docentes. En el Foro Mundial de Educación se concluyó al respecto que aunque esas preguntas reflejan aspectos importantes en lo tocante a la aplicación, no deberían determinar las políticas de las TIC.
Las tecnologías de la información y la comunicación pueden alcanzar mayores repercusiones cuando las políticas y los programas elaborados para su aplicación se conciben en un contexto más amplio de objetivos sociales y económicos, y se ajustan a una perspectiva de desarrollo económico y progreso social, o, dicho de otro modo, cuando tanto las políticas como los programas de TIC apoyan la transformación de la enseñanza.
En la citada publicación se examinan las políticas, los programas y las experiencias adquiridas en diversos contextos regionales y de desarrollo: Jordania, Namibia, Rwanda, Singapur y Uruguay. Cada caso constituye un contexto singular de carácter histórico, cultural, político, social y económico que influye sobre las políticas y su formulación. Estos estudios de caso proporcionan modelos y lecciones que pueden ayudar a otros países en la formulación de sus propias políticas relativas al uso de las TIC en la enseñanza. Además, al aprovechar las conclusiones de los análisis de los estudios de caso, la obra tiene en cuenta sus consecuencias para la elaboración de políticas, los cambios y las transformaciones de los modelos educativos.