El Gobierno elabora un mapa con la oferta de FP, que requerirá 200.000 nuevas plazas en los próximos años
Los cinco sindicatos con representación nacional y CEAPA, en defensa de la educación pública
Nace el canal de televisión en Internet "Leer", destinado a Iberoamérica
Los Príncipes inauguran en Córdoba el curso de Formación Profesional 2011-2012
Dos centros de Valladolid y Cádiz, galardonados con el Premio Acción Magistral 2011
Los alumnos transportan más peso en sus mochilas del que recomiendan los especialistas
Firmados convenios
de colaboración educativa con China, Polonia y Ucrania
Convocatoria de ayudas para participar en actividades de Centros de Educación Ambiental

Intervención del catedrático Emérito Javier Elzo, en este encuentro protagonizado por los jóvenes.

Padres y adolescentes debaten sobre las drogas

Los jóvenes participantes en un encuentro de la FAD critican la influencia de los medios de comunicación y ven el sistema educativo “poco motivador”

Familias, adolescentes y drogas han constituido los ejes principales de un Congreso de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), celebrado en Bilbao. Entre otras conclusiones, los jóvenes reclaman su participación activa en el diseño y desarrollo de programas que les afecten. También señalaron que “el aburrimiento” es el origen del consumo adolescente, porque califican al sistema educativo actual de “poco motivador”.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Los jóvenes participantes en el congreso -organizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad-establecen el alcohol como la sustancia de consumo mayoritario y consideran que sería beneficioso llevar mediadores a los botellones, no limitar su acción a las aulas.
De forma unánime, criticaron a los medios de comunicación que “sólo asustan y exageran la situación”, a su juicio, mostrando una imagen de los jóvenes muy distorsionada. También reivindican espacios públicos que ofrezcan ocio alternativo, con personal cualificado dinamizando y educando en el ocio. Para estos estudiantes, sus padres necesitan ayuda y solicitan a las administraciones que habiliten y faciliten el acceso a una herramienta de formación para padres que le enseñen cómo trabajar en familia, “los valores, la toma de decisiones, la autoestima, el ocio, las aficiones y las expectativas”.
“Es preciso mirar la realidad de frente y preguntarse qué utilidad real tiene la pretensión de que no puedan beber hasta los 18 años, cuando todas las encuestas dicen que la inmensa mayoría lo hacen bastante antes de esas edad”, manifestó Javier Elzo, catedrático Emérito de la Universidad de Deusto, en la clausura del congreso “Familias, adolescentes y drogas”.

Movimiento social

Para Elzo, en la actualidad existe “un apuntalamiento del modelo festivo del consumo de alcohol al que va asociado, con demasiada frecuencia, el de las drogas jurídicamente ilegales” y, además, “todavía no hay un debate serio y sereno en España ante la ya más que evidente deriva y consolidación del modo de beber mediterráneo hacia el modelo nórdico”.
Durante su intervención, aludió al movimiento 15-M, cuyo origen, a su juicio, ha sido “la situación de cabreo generalizado ante la crisis” y puntualizando que “la principal virtud del movimiento 15-M es lo que supone de aldabonazo a una sociedad dormida, resignada, individualista, placentera y que pide a la Administración, además de seguridad, que le proteja del paro y de la enfermedad y le asegure buenas pensiones y mejores salarios”.
Asimismo, hizo referencia al mundo de Internet, en el que están creciendo y socializándose los adolescentes y jóvenes de hoy, porque “sin Internet no hubiera sido posible el 15-M, ni la primavera árabe, tampoco el rápido auge de la derecha extrema en Francia”. Este catedrático señala que la cultura de la habitación no ha sido sino un efímero paréntesis de la cultura de la calle de los adolescentes, de hecho “las redes sociales y demás espacios de intercomunicación, se han convertido en importantes agentes de socialización, donde los más jóvenes acceden solos y directamente a un mundo virgen que, muchas veces, controlan mejor que los adultos”.

Individualismo

Por su parte, Sami Naïr, director del Centro Mediterráneo Andalusí de la Universidad Pablo de Olavide, considera que la crisis del modelo de globalización liberal ha favorecido “el auge de un nuevo modelo social antropológico fundamentado en la competencia de los seres sociales, en la individualización, el auge de las identidades particulares y del individualismo, la destrucción de las identidades colectivas”. Según este experto francés, la consecuencia principal ha sido “la radicalización del individualismo y la pérdida de las referencias sociales colectivas. De allí, una nueva rearticulación de la relación entre los valores individuales y las normas colectivas”.
En su opinión, “el nuevo modelo económico, basado en la competencia generalizada, provoca a la vez la exclusión de las capas sociales más débiles, el auge de las nuevas patologías sociales y de la crisis de los valores comunes”. Para Sami Naïr, “la única manera de recomponer la solidaridad colectiva estriba en una concepción renovada de la ciudadanía que diferencie lo privado de lo público, poniendo en el núcleo de los valores colectivos la noción de Res Publicae, la educación en valores, la inserción profesional y, por otro lado, el respeto de las singularidades de los individuos. La ciudadanía moderna debe afrontar el reto de la integración del individuo en el marco de esa ciudadanía”.

Prevención

Al acto de inauguración de este congreso, presidido por la reina Doña Sofía, asistieron Patxi López, lehendakari del gobierno Vasco, Leire Pajín, ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Jaime Oraá, rector de la Universidad de Deusto, José Angel Sánchez Asiaín, presidente de la FAD, Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao, e Ignacio Calderán, director general de la FAD.
En su intervención Patxi López hizo un llamamiento al esfuerzo común para trabajar en la prevención, ya que “es la mejor manera de anticiparse a los problemas”. También aseguró que “la prevención comienza en las familias, pero acaba implicando al resto de la sociedad y que al final nos compromete a todos”.
Por su parte, Leire Pajín demandó que la sociedad “no banalice el consumo de drogas” y precisó que “la realidad de los consumos de drogas está caracterizada por el policonsumo, la accesibilidad, el consumo recreativo y la baja percepción del riesgo”, pero señaló que el verdadero problema es que las drogas “se han integrado en nuestros estilos de vida, en un marco de normalización, pero normalización no quiere decir aceptación”.

Efectos de las sustancias

La conferencia inaugural corrió a cargo de João Goulão, presidente del Consejo de Administración del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), quien aseguró que “el fenómeno de la adicción está disminuyendo en nuestros países, lo que no es sinónimo de que el consumo de drogas está disminuyendo. Las drogas se utilizan de una forma más “utilitaria”, buscando efectos que se conocen, combinándolos de acuerdo a las sensaciones que quieren disfrutar”. No obstante, afirmó que en la actualidad existe mucho más conocimiento por parte de los usuarios sobre los efectos de las sustancias, muchas de ellas utilizadas de forma simultánea o sucesiva, combinando sustancias legales e ilegales”.
Mientras que Gonzalo Musitu, catedrático de Psicología Social, analizó cómo los adolescentes construyen su propia identidad, bajo la influencia de agentes externos tan poderosos como los medios de comunicación, Lluis Flaquer examinó los modelos familiares y su influencia en los consumos de drogas y otras conductas de riesgo social.
La realidad de los consumos en Latinoamérica protagonizó un seminario, donde se abordaron los efectos del narcotráfico en las relaciones sociales de los colombianos, el impacto socioeconómico de las drogas en Perú y el impacto ecológico del cultivo de hoja de coca. 
En este encuentro tuvieron una participación activa los jóvenes, a través de un Grupo de Trabajo Juvenil en el que 30 chicos de 18 a 24 años aportaron su propia perspectiva de la situación actual de los consumos de drogas y las a actuaciones que se están desarrollando.