Proteger a los jóvenes de los riesgos de la Red

Expertos españoles y extranjeros participan en el primer Congreso Internacional Menores en las TIC

Ante la vulnerabilidad en la red es necesaria más regulación por parte de la administración y mayor compromiso de responsabilidad por parte de las empresas que operan en Internet. Así se ha puesto de relieve en el primer Congreso Internacional de Menores en las TIC celebrado estos días en Gijón, organizado por la Fundación CTIC. Los padres y profesores deben tener un mayor conocimiento de las TIC y de los riesgos que acechan a los jóvenes en la Red, según las conclusiones del encuentro.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. D.P.S
Con más de 500 participantes, el encuentro estaba destinado a familias, responsables de políticas educativas y de infancia, profesionales de la educación, de medios de comunicación y de instituciones dedicadas a la protección del menor. Según explican sus responsables, la participación ha desbordado todas las previsiones iniciales y ha destacado por su carácter 2.0, creando debate en tiempo real entre los asistentes a las ponencias y mesas redondas y los usuarios de redes sociales como Twitter y Facebook. El lema del congreso ha sido “Educando para una Internet más segura” y su finalidad era ofrecer pautas de conducta en los planos educativo, jurídico y social para que adolescentes y jóvenes puedan relacionarse con seguridad a través de Internet.
“Los padres deben interesarse más por la Red y participar en ella si quieren conocer el mundo en que se mueven su hijos”, señala el director del Área de Sociedad de la Información de la Fundación CTIC, Paco Prieto. Desde su punto de vista, los escolares y los jóvenes en general se desenvuelven hoy en día en un entorno que muchos padres y profesores desconocen. “Viven en el entorno virtual de la pantalla, ya sea Internet, TV, móvil, playstation, MP3 u otros, y es un mundo con el que hay que familiarizarse para normalizar las relaciones con los jóvenes y fomentar un ambiente facilitador”, aclara este especialista.
Las conclusiones de las jornadas han puesto de relieve que entre los adultos “existe un déficit en aquellas cuestiones referentes al conocimiento de los riesgos, su incidencia real y su nivel de gravedad. Además hay que insistir en la difusión de las medidas a adoptar en situaciones problemáticas tanto dirigidas a los padres como a los menores”.

Horas en la pantalla


Uno de los principales problemas cuándo se habla de menores y del uso de las tecnologías es la incorporación de estas herramientas en los planes de estudios y en los centros escolares. En una de las mesas redondas, Pablo Pérez San-José, gerente del Observatorio de la Seguridad de la Información (INTECO) indicaba que los niños y niñas “acceden a Internet 14,5 horas semanales, normalmente desde casa”, un tiempo muy superior al que pasan en las aulas. Por su parte, Janice Richardson, coordinadora de la Red INSAFE de la Comisión Europea y Asesora Senior de la red European Schoolnet, señaló en su intervención que este tipo de adaptaciones son más lentas y complejas ya que “los profesores no usan materiales de internet porque no tienen el ‘sello’ de su empleador, el Ministerio de Educación”.
Por lo que respecta a los profesores “muchos de ellos realizan un gran trabajo en la incorporación de las TIC a las aulas”, señala Paco Prieto, “pero han de desempeñar una labor de sensibilización sobre los riesgos implícitos que para adolescentes y jóvenes pueden existir cuando se navega por la Red. En su opinión, este trabajo “no debe ser algo puntual u anecdótico, sino que debería se una labor habitual en los centros, que incluso formase parte del currículo”.
Uno de los objetivos del encuentro pasaba por promover el uso seguro de la tecnología entre niños y adolescentes. “Se trata de contribuir a una cultura de responsabilidad que permita que las personas más jóvenes se beneficien cada vez más de éstas, implicando a la comunidad educativa, el entorno familiar y los medios de comunicación”, apuntan los responsables del encuentro. Para Gemma Martínez Fernández, miembro del equipo español del proyecto europeo EU Kids Online,“los menores no saben evaluar, interpretar y valorar los contenidos que encuentran” aunque sí son más conscientes de los peligros en Internet que los propios padres. Por su parte, Pérez San-José daba las cifras al respecto: “un 1% de los menores acudiría a sus padres o madres en un caso de riesgo en la red, mientras que el 31% de los padres cree que su hijo o hija acudiría a ellos”. Por eso mismo, “la orientación tiene que ir, sobre todo, dirigida a los padres, porque deben desmitificar Internet, sus riesgos y sus ventajas”, ha apuntado Carolina Blasco, directora general de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León. Sebastián Muriel, director general de Red.es, dio algunas claves para entender el uso que los y las jóvenes hacen de Internet, donde “hay 24 millones de personas conectadas y el porcentaje del mal uso no es relevante”, aún así, señaló que hay que educar en su uso ya que “el mundo real e Internet tienen diferencias y similitudes. Tenemos que hablar varios idiomas”.

Sensibilización

De los debates del encuentro ha surgido también otra idea básica: a pesar de ser una lucha sin tregua, se ha avanzado enormemente en diferentes aspectos como son la información y la sensibilización en este ámbito. “Hoy en día existe un abanico de posibilidades impensables hace un par de años para la labor preventiva. Por otro lado, hay cuestiones que caminan, quizás necesariamente, a paso lento, como es la adecuación legal a los nuevos tiempos y la observación por parte de la industria”, indican las conclusiones. En este sentido, se ha tomado buena nota para una próxima edición sobre “la importancia de tener una mesa que represente a diferentes sectores de la industria” y se ha insistido en varias ocasiones sobre la relevancia que adquiere “la privacidad y la identidad digital” como conceptos que cobran cada mayor presencia en el ámbito de las redes sociales.
Otra de las conclusiones tiene que ver con la tarea educadora, ya que “el entorno familiar es el primer implicado, pero debe realizarse en sintonía y con una apuesta sistematizada y curricular en el contexto escolar”. La incorporación al uso de Internet es cada vez a edades más tempranas y por ello hay que tratar de intervenir desde las primeras etapas, desde la Educación Primaria e incluso antes, en las etapa de Educación Infantil.
Durante las jornadas, los expertos venidos desde Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Holanda, República Dominicana y España, entre otros, así como entidades de carácter nacional e internacional han creado un espacio de reflexión y debate global sobre esta materia para encontrar directrices educativas concretas entre todos los agentes implicados en el proceso de formación de menores en el uso de las TIC: instituciones, padres y madres, profesorado, tutores y tutoras, así como responsables del desarrollo informático y medios de comunicación.
El congreso ha nacido con la firme vocación de continuidad y ha situado a Gijón y CTIC como un punto de referencia a nivel mundial sobre el uso seguro y las buenas prácticas de niños, niñas y adolescentes con las tecnologías. Al respecto José Mª Pérez, Concejal de Promoción Económica e Innovación del Ayuntamiento, señaló que "Gijón tiene vocación tecnológica. Junto a la red vienen otras cosas: más conocimiento, más competitividad".

Apuestas estratégicas

Es necesario apoyar las nuevas generaciones para su desarrollo como ciudadanos en el nuevo contexto digital, según otra de las ideas barajadas. Las soluciones “de urgencia” deben pasar a convertirse en “apuestas estratégicas”. En otras palabras, “de un navegante seguro se ha de evolucionar a un ciudadano digital”. Y la ciudadanía digital debe apoyarse en cuatro pilares básicos: alfabetización digital, alfabetización en los medios audiovisuales, alfabetización social y alfabetización cultural.
El director del Área de Sociedad de la Información de la Fundación CTIC considera además que los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad en este proceso. “Su labor -dice- debe evolucionar desde la situación actual, en la que se informa sobre los aspectos más oscuros o peyorativos de las nuevas tecnologías en relación con los jóvenes, hacia cuestiones menos sesgadas y que contribuyan en mayor medida a crear una conciencia positiva sobre las TIC”. Según las conclusiones del congreso los medios tienen una labor y un papel fundamental para el tratamiento de la información referida tanto a riesgos como a los aspectos positivos de las nuevas herramientas digitales.

arriba